lunes, 2 de enero de 2012

Reducción de las redes públicas en Madrid


La reciente Ley 6/2011 de acompañamiento de la Comunidad de Madrid (pues tal figura de ley cajón de sastre se sigue empleando en el ámbito autonómico) ha venido a
reducir los estándares de las redes o dotaciones públicas en los desarrollos urbanísticos.
Por un lado, en las redes generales (de ámbito municipal) las cesiones se excluyen para el suelo industrial y, en los demás casos, se limitarán a 20 m2/100m2, frente a los 70m2/100m2 anteriores. Sin concretarse porcentajes a diferentes usos. Una reducción que nos parece importante.

En cuanto a las redes locales, propias de un determinado ámbito o sector, se excluyen las cesiones, igualmente, para usos industriales, y, en los demás, aparte de algún otro matiz, se amplía la sustitución de la cesión para zonas verdes públicas por zonas verdes o espacios libres interiores a la parcela privada, ya no solo para viviendas de protección oficial sino para todo de viviendas. Puede tener cierto sentido que las zonas verdes públicas tengan una menor dimensión si la mayoría de las viviendas cuentan con zonas verdes propias o nos encontramos cerca de un parque nacional o regional accesible, pero no olvidemos que no es lo mismo un parque que un jardincito, ni que miles de jardincitos, y que hay que tener una cierta solidaridad.

Puede que las cesiones actuales fueran elevadas, pensadas para un tiempo de vacas gordas, en el que era posible (por las importantes plusvalías) obtener mucho suelo gratis para dotaciones públicas. Pero, cuidado, porque los desarrollos que se lleven a cambio en las nuevas condiciones pervivirán durante años, y no sé si nos hemos ido de un extremo a otro.


Francisco García Gómez de Mercado
Abogado

7 comentarios:

  1. La intención parece ser compensar la caida de los precios del suelo con un mayor aprovechamiento privado del mismo.
    Así dicho, es un mero regalo a los propietarios de suelo.
    Pero toda medida que adopte el estado tiene que justificarse por motivos de bien común e interés general.
    Puesto que una parte importante del suelo está en manos de bancos, esta medida podría intentar mejorar la valoración de esos activos. Pero no está prístinamente claro que eso sea un motivo de bien común e interés general.
    Si el cálculo es en cambio que un mayor beneficio/ha inclinará a los propietarios de suelo a no retenerlo y así reactivar el sector de la construcción, es una vana ilusión. El sector solo se reactivará cuando haya demanda solvente, no antes.

    ResponderEliminar
  2. Coincido en lo que tú dices. No va a haber actividad promotora solo por tener menos coste en cesiones, si no hay demanda. Aunque es cierto que cuando la haya será más fácil alcanzar un beneficio, y por tanto tirar adelante.
    Me preocupa de todos modos que se hayan pasado.
    Además, las leyes se aprueban por la coyuntura pero luego pueden estar muchos años en vigor.

    ResponderEliminar
  3. Es una vergüenza, lo digo aun sabiendo que me pueden borrar el comentario, pero no nos podemos seguir mordiendo la lengua con las barbaridades de la Lideresa.
    Firmado: un vago.

    ResponderEliminar
  4. Se acabó ordeñar al propietario.

    ResponderEliminar
  5. Roberto Posadero6 de enero de 2012, 2:03

    Que el urbanismo vuelva al Estado y que las taifas dejen de jugar con el ciudadano.

    ResponderEliminar
  6. Objetivamente, no veo incremento de valor del suelo, que queda en todo caso en función del aprovechamiento urbanístico y que no varía con la nueva norma, sino una disminución en la calidad urbana, eso sí, muy notable.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, eso es así en teoría, pero la realidad es que el valor del suelo no solo depende del aprovechamiento urbanístico. Por lo pronto porque ese aprovechamiento puede o no caber en función del espacio y demás limitaciones (te podría contar algún proyecto en el que el aumento de las redes públicas hacía que no cupiese todo el aprovechamiento) y porque el mayor espacio, al fin y al cabo, vale. En realidad, ligar el valor urbanístico de forma taxativa al aprovechamiento es un error. Un colegio sin patio o un restaurante de carretera sin aparcamiento (ambos ejemplos prácticos también) no pierden aprovechamiento pero resultan muy perjudicados.

    ResponderEliminar