miércoles, 22 de julio de 2015

Resolución de la compraventa y crisis económica

La Sentencia del Tribunal Supremo de 30 de abril de 2015 (RC 1600/2012, Ponente Excmo. Sr. Marín Castán) recapitula sobre la posible resolución de la compraventa por el comprador ante la crisis económica:

"El motivo debe resolverse aplicando la doctrina de esta Sala interpretativa de la  Ley 57/1968, de 27 de julio , sobre percibo de cantidades anticipadas en la construcción y venta de viviendas (en adelante Ley 57/1968), con especial consideración de las sentencias de Pleno que, poniendo en relación el art. 3 de dicha ley con el  art. 1124   CC y la doctrina jurisprudencial relativa a este último, han decidido recursos de casación por interés casacional, tanto en su modalidad de existencia de jurisprudencia contradictoria de las Audiencias Provinciales como en la de oposición de la sentencia recurrida a la doctrina jurisprudencial.
De tales sentencias destaca, en primer lugar, la de  5 de mayo de 2014  (recurso nº 328/2012) que, equiparando la «rescisión» a que se refiere el  art. 3   de la Ley 57/1968 a la resolución por incumplimiento regulada en el  art. 1124  CC , declaró que no procedía resolver el contrato por retraso en la terminación de la vivienda, a instancia del comprador, porque al requerir este de resolución al vendedor la vivienda ya estaba terminada, contaba con licencia de primera ocupación y el comprador había sido previamente requerido por el vendedor para consumar el contrato.
En segundo lugar debe hacerse referencia a la sentencia, más reciente, de 21 de enero de 2015 (recurso nº 196/2013 ) que, tras analizar la jurisprudencia relativa a la Ley 57/1968, concluye, rectificando el criterio de una sentencia de 1986, que el art. 3 de dicha ley introduce una especialidad en la jurisprudencia interpretativa del más general  art. 1124  CC , de modo que el retraso en la entrega de la vivienda respecto de lo pactado en el contrato, aunque no sea especialmente intenso o relevante, constituye un incumplimiento del vendedor que sí faculta al comprador para resolver («rescindir») el contrato.
No obstante, la propia sentencia de 21 de enero de 2015 puntualiza que la doctrina que establece «no excluye que la "rescisión" o resolución del contrato pueda denegarse, conforme a los principios generales, por mala fe o abuso de derecho del comprador».".


Francisco García Gómez de Mercado
Abogado

3 comentarios:

  1. A todo esto se junta la reciente Ley 20/2015, de 14 de julio, de Ordenación, Supervisión y Solvencia de las entidades aseguradoras y reaseguradoras que confiere nueva redacción que tiene la Disposición Adicional Primera de la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE) que entrará en vigor el 1 de enero de 2016 y limita la obligación del promotor inmobiliario de garantizar los anticipos únicamente desde la obtención de la licencia de obras. Frente a la Ley anterior (Ley 57/1968), que exigía al promotor garantizar los anticipos con un seguro antes de iniciarse la construcción, lo que era una garantía sustancialmente más relevante.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Sobre esta ley, tiene efectuado un remumen un compañero
    http://www.latoga.es/detallearticulo.asp?id=29060901210&nro=174&nom=Mayo%20/%20Julio%202009
    Es una curiosa ley, pero la 20 2015, es más curiosa habla de temas como la Titulización que deberia hacer revisar muchas cosas, en especial en la ejecuciones de creditos y préstamos, ¿quien ejecuta es el titular del mismo?

    ResponderEliminar